Top Menu

Drenaje linfático

El drenaje linfático es una técnica de masaje cuyo objetivo principal es estimular la circulación linfática. La linfa, es el medio en el que se bañan las células, que sirve, entre otras cosas, para transportar nutrientes hasta las células y para llevar fuera de las mismas los productos de desecho. El uso del drenaje linfático corporal ha adquirido importancia en los últimos años.

La linfa circula por los vasos linfáticos pero, en ocasiones, su flujo se altera o interrumpe por la obstrucción de algunos de sus diminutos canales. Esto sucede a nivel del tejido celular subcutáneo y puede manifestarse en forma de lesiones estéticas de la piel que constituyen la celulitis y que predomina en ciertas regiones de la superficie corporal.

Masajes de drenaje corporal

Los movimientos que se efectúan en esta práctica no tienen relación alguna con los que se realizan en los masajes convencionales. En el drenaje linfático se efectúan maniobras ligeras de estimulación y presión, a través de las cuales se activa la circulación linfática encargada de eliminar los desechos y toxinas del organismo.

Entre los beneficios del drenaje linfático están:

  • Normalización y potenciación de la circulación linfática
  • Efecto sedante y relajante que produce en el sistema nervioso vegetativo
  • Tonificación de la musculatura así como de las paredes de las arterias
  • Potenciación del sistema inmune por acción indirecta ya que al mejorar el drenaje asegura una mejor llegada de las células defensivas a todos los tejidos.

  • drenaje linfático alcobendas

Algunas de las afecciones para las cuales está especialmente indicado el drenaje linfático son: celulitis, acné, rosácea, edemas de embarazo, estreñimiento, cefaleas…

El drenaje linfático se recomienda especialmente para casos de tobillos inflamados y piernas hinchadas, así como en cuadros varicosos y de celulitis avanzada. Es una buena opción para realizar ante cualquier intervención quirúrgica, ya sea antes o después de la intervención, pues ayuda a prever las posibles infecciones y a disminuir la inflamación presente después de la intervención.

Las contraindicaciones debe determinarlas el médico, pero algunas de ellas son las infecciones, la flebitis, trombosis o tromboflebitis, la hipotensión, el hipertiroidismo, la presencia de tumores malignos.

El método clásico o tradicional realiza el drenaje linfático por medio de masajes manuales con aceites esenciales para movilizar sustancias orgánicas, toxinas, agua, sales, grasas… que deben expulsarse cuanto antes del organismo.

Un mimo para la estética y para la salud que no deberíamos dejar de probar.